Tormenta y firmamento.

Es de los que miran al cielo como si hubiese salido de él.

Cuando todo pesa sus ojos se inundan de galaxias infinitas, desafiando toda ciencia que afirme que el universo no cabe en ellos.

Cuando mira es tormenta y firmamento; guarda las puestas de sol más bonitas en sus retinas y amaneceres en sus ojeras.

A veces entro en su luz y mi fuego se hace aire. Respira y todo lo demás se apaga.

Por su boca creo en la magia. Incluso cuando dispara.

Si sonríe desaparece toda la poesía del mundo y se concentra entre sus comisuras, y esa es mi cita favorita. (Ya lo decía Benedetti)

No existe injusticia capaz de callarla. A veces susurro y a veces grito. A veces arte y otras caos.

A veces cura y siempre guía.

En sus manos lo más grande es pequeño, capaces de romper cualquier cadena. Capaces de derrumbar cualquier muro.

También saben parar el tiempo y soportar el peso. Saben soltar y volverse alas. Ignoran el vértigo.

Sus brazos abarcan el mar que baña su corazón azul. Agua que calma su fuego.

Con sus pasos construye caminos obviando las líneas rectas. Hace de su vida laberintos y cordilleras enteras de emociones. Frena al borde del abismo y dibuja puentes que resisten como palmeras al huracán.

Provoca incendios y devuelve vida.

Si se escapa, lo dejo ir.

Aprendo a ser viento que impulsa su vuelo, a ser hogar por si necesita descansar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s